SEMANA SANTA: LA HORA DE LA VERDAD

SEMANA SANTA: LA HORA DE LA VERDAD

AUTOR: Monseñor Pedro R. Barreto Jimeno, Arzobispo Metropolitano de Huancayo

«Se acercaba la Pascua de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén. (Jn 2,13)
Hace casi dos meses el Papa Francisco visitó nuestra Patria. Fueron tres días intensos de fe, unidos por la “esperanza” que nos invitaban a poner en práctica el deseo de Jesús: “ámense unos a otros como yo los he amado”. Multitudes en movimiento buscando la verdad. Y los que no podían físicamente estar presentes los seguían por los medios de comunicación social. Queríamos escuchar porque nos hablaba en nombre de Jesús. Niños, jóvenes, adultos, mujeres y ancianos se mezclaban, como en un racimo, para ver al que venía como mensajero de la paz y de la justicia.

Dentro de esta semana vamos a vivir tres días muy especiales que la Iglesia en su Liturgia los conoce como el Triduo Pascual: la última Comida (la primera Eucaristía) presidida por Jesús con sus discípulos (Jueves Santo); la Pasión y Muerte de Jesús (Viernes Santo) y la Vigilia Pascual en la que celebramos la fundación de la Iglesia y el Domingo de la Resurrección del Señor, al que llamamos con cariño: “Pascualito Huanca”.
La Pascua es el “paso” de la muerte de Jesús a la VIDA. Y esa es la verdad de la Resurrección del Señor. Es el grito de fe, esperanza y caridad que resuena en la humanidad. Jesús vive y está presente en cada uno de nosotros. Nos invita a pasar de la tristeza a la alegría, de la violencia a la paz, del individualismo a la fraternidad. Por este motivo nos hemos propuesto, con la ayuda del Señor Resucitado, vivir “la alegría de ser cristiano” y “la alegría de ser Pueblo de Dios”.